lunes, 28 de diciembre de 2009

La Excelencia del Poder de Dios

Hay un poder que Dios ha puesto en nosotros, hablaremos de la excelencia del poder de Dios en nuestras vidas.

2 Corintios 4: 7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros.

En la antigüedad la gente tomaba las vasijas de barro y colocaba en ellas sus tesoros y luego las guardaba en lugares especiales. Ejemplo de esto son los textos sagrados hallados en Qumrán (Manuscritosdel Mar Muerto o Rollos de Qumrán), los cuales estaban todos dentro de tinajas de barro. Nosotros mismos, nuestras propias vidas, somos comparados con vasijas de barro formadas por la mano del alfarero.

Recordemos que la semana pasada estuvimos viendo cómo el Señor nos mostraba, a través de la Parábola de las Parábolas, la del Sembrador, diferentes tipos de terrenos. Nombramos un sembrador que representa a Jesús; una la semilla, que representa Su palabra; y la tierra, que presenta nuestros corazones.

Había diferentes tipos de terrenos: el junto al camino, el pedregoso, el que tenia espinos y el buen terreno. El terreno de junto al camino no estaba arado, las semillas caían en la superficie y eran comidas por las aves del cielo, haciendo referencia a personas superficiales o áreas de nuestra vida aún no aradas. El terreno pedregoso la semilla germinaba pero no podía crecer, debido a las piedras de la culpa o de la incredulidad. En el terreno con hierba mala y espinos, éstos ahogaban la semilla sembrada y la hacían infructuosa. Finalmente, la buena tierra que producía fruto al treinta, sesenta y también al ciento por uno. Analizando estos números, me puse a pensar: “¿Qué del 70% restante de este tipo de buena tierra que produce al treinta por uno, o del 40% restante de la tierra que produce al sesenta por uno? Porque hay una buena tierra que produce al ciento por uno. ¿Cómo hacer para obtener un más excelente rendimiento?”

Muchas personas hay en el mundo excepcionales, pero normalmente destacadas en tan solo un aspecto de su vida. Sobresalen, son famosos por hacer tal o cual cosa, pero normalmente cuando analizamos todos los aspectos de su vida, encontramos muchas veces que en el aspecto personal o quizás espiritual, sus vidas son una completa desgracia. Pero nosotros anhelamos que nuestra tierra produzca en todo terreno la bendición de su Palabra en nosotros. Esto nos lleva al tema que compartimos hoy.

PARA ILUMINACION DEL CONOCIMIENTO
2 Corintios 4: 6 Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.

Génesis 1: 1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. 3 Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.

Dios resplandeció en nuestros corazones. Así como sucedió en el principio, cuando en medio de la vaciedad y el desorden, fue la luz. Esa luz representa a Jesucristo, la luz del mundo, contra la cual no pudieron las tinieblas. Producto de la caída, nuestra vida se degradó y antes de conocer a Cristo estábamos desordenados y vacios. Dios nos alumbró, nos mostró a Jesucristo, su luz iluminó nuestro corazón.

1 Pedro 2:9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.

Cuando Jesús llega a nuestra vida, ilumina o se refleja a través de nosotros. Si realmente hemos sido trasladados de reino debemos mostrar la gloria de Dios en nosotros. No obstante, este tesoro está en vasos de barro. A veces nuestro barro está lleno de rajaduras. En medio de nuestra debilidad, el poder de Dios se perfecciona. Para que todo lo que hagamos sea por la gloria de Dios en nosotros y no nos jactemos en lo que hacemos.

CÓMO ALCANZAR LA EXCELENCIA DEL PODER DE DIOS
En términos humanos se considera excelente el alcanzar un parámetro que los hombres han establecido. Es cumplir con las metas. Pero en la Palabra vemos que se llama excelente a algo aún mayor.

En griego es huperbolé lo cual significa lanzamiento más allá que los demás.

Esto es, ser excelente es cuando Dios te lanza más allá que los demás. Por eso miramos en la Palabra el caso de Daniel y sus amigos, los cuales no fueron mediocres, sino excelentes, Dios les puso un espíritu superior y se guardaron durante diez para Dios, y cuando fueron probados, fueron encontrados diez veces mejores que los demás. Dios los lanzó a la excelencia, diez veces más. Es el poder de Dios para que la gloria sea de Él y no nuestra. Es muy importante ver esto.

PREEMINENCIA, EXCELENCIA, GRANDEZA.
El poder de Dios puede darnos preeminencia. Es él quien nos lanza, y no importa el área donde nos movamos, somos creyentes con el poder de Dios, para todo terreno. Dios quiere hacernos excelentes, y lanzarnos más allá que donde llegan los demás.

Hay gente que mediante pactos con el poder de las tinieblas alcanza cosas, y momentáneamente se destacan sobre otros, pero al final vienen a ser avergonzados. Nosotros somos lanzados para bendición y vida eterna en Cristo Jesús. Por eso necesitamos esta excelencia de Dios en todas las áreas de nuestra vida.

PARA QUE NOS SIRVE EL PODER DE DIOS
2 Corintios 4: 8 que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; 9 perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; 10 llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos.

El poder de Dios nos sirve para que seamos lanzados más allá que otros. Para que no importando nuestro oficio, podamos desempeñarlo con mayor excelencia que los demás. Recordemos el ejemplo de las ahuyamas sembradas en Sabana Larga de Baní, luego de que el terreno fuera bendecido: la primera de 27 libras, y una de las hijas de 40 libras. Este caso no se trata simplemente de un fruto, sino que Dios dice que al que cree todo le es posible. Dios enseña a este agricultor que el poder es de Dios y lo ha llevado a la excelencia. Dios nos bendice en todas las áreas.

El poder de Dios nos sirve también para que cuando estemos atribulados en todo no estemos agustiados. Nos ayuda cuando en momentos difíciles estemos oprimidos, no seamos exprimidos, aunque pasemos por pruebas. A la hora que vengan todas las situaciones obtengamos la victoria, para que la vida de Jesús se manifieste en nosotros. Y al final sea evidente que ha valido la pena confiar en nuestro Dios.
CLAVES PARA QUE EL PODER DE DIOS NOS VUELVA EXCELENTES.
Veamos lo que el poder de Dios puede hacer en nosotros al considerar una vida que experimentó ser lanzado por Dios a la excelencia.
1 Crónicas 17: 1 Aconteció que morando David en su casa, dijo David al profeta Natán: He aquí yo habito en casa de cedro, y el arca del pacto de Jehová debajo de cortinas.

Hablaremos de la vida de David, quien llegó a ser rey de Isarel, pero no cualquiera de sus reyes sino que se dice de él que fue conforme al corazón de Dios. Y en su reinado, Isarel floreció. Era el hijo menor, cuidador de ovejas, del cual su papá ni siquiera se acordaba; pero de pastorcito de ovejas llegó a ser rey de Israel. Es como que una persona proveniente de campito llegue a ser Presidente o dueño de una gran empresa; como que alguien proveniente de una familia destruida llegue a tener una linda familia.

Aquel pastorcito cuando llegó a ser rey prosperó y su casa estaba hecha con madera de cedro y la casa de Dios estaba tapada con una cortina. Entonces un día reflexionando consideraba que el arca de Dios no podía estar en un lugar mediocre, pues de Él había recibido toda esta excelencia en su vida.

CLAVE 1: Deuteronomio 6:5
5 Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.

En el nuevo Testamento equivale a decir: “Amarás a Dios con tu espíritu, alma y cuerpo”. Completo al ciento por uno. A los niños judíos desde que nacían había que ensenarles a amar a Dios no a las cosas. Hemos perdido tener claro a donde debe estar depositado nuestro amor. El mundo promueve el amor a uno mismo, hasta en las formas de juego.

2da Timoteo 3:1 También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. 2 Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, 3 sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, 4 traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, 5 que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.

La Biblia nos habla del carácter de las personas en los postreros días: amarán más su dinero que a Dios, su ego, los deleites y placeres. Hoy en día todo es estar buscando una sensación. La gente sigue y sigue buscando algo nuevo, es insaciable. Pero esto no es lo que nos enseña la Palabra. Cuando uno ama a Dios uno va a pensar en Dios. Uno meditará en lo que le agrada a Él.

Venimos de culturas religiosas en las cuales se nos acostumbró a pensar en Dios en ciertas fechas del año, o a llevarle limosnas. El amor a Dios es dar nuestras primicias porque el que no se ha dado por entero a Dios no puede dar la décima parte.

Dios le mandó a decir a David, por medio de Natán que él no edificaría casa a Dios. David quería construir algo grande para Dios pero Dios le dijo que no, sin embargo Natán inicialmente le había dicho que hiciera lo que estaba en su corazón, mas cuando llegó a su casa Dios verdaderamente le habló.

Mas adelante Dios le especifica a David que él había sido violento y derramado mucha sangre, y que sería su hijo Salomón (pacífico) quien se la edificaría. De aquí se desprende que son los pacíficos son los que construyen. Esto es aplicable a familias y congregaciones. Pues el pleito nos impide construir cosas grandes.

CLAVE 2 – SER INTERPRETES DE SU DESEO
1 Cronicas 17:6 Por dondequiera que anduve con todo Israel, ¿hablé una palabra a alguno de los jueces de Israel, a los cuales mandé que apacentasen a mi pueblo, para decirles: ¿Por qué no me edificáis una casa de cedro?
Dios le pregunta a David si alguna vez escuchó a algún profeta decir que Dios quería que le construyeran una casa. No obstante, a veces hay cosas que caen por su peso. En realidad, Dios nunca se lo pidió a los jueces o a los profetas que El quería una casa, pero David interpretó del deseo de Dios. Cuando nuestros hijos interpretan nuestro deseo no manifiesto, cuando nuestros hijos nos cumplen estos anhelos, nos sentimos muy regocijados. Entender qué es lo que Dios quiere, interpretar sus deseos y voluntad. Qué quiere en uestra vida, iglesia, casa, empresa, barrio. Dios quiere graneros grandes para que éstos sean llenos.

CLAVE 3 – NO OLVIDES TU ORIGEN , DE DONDE NOS HA SACADO DIOS
Por tanto, así ha dicho Jehová: “yo te tomé del redil para que fueses…”

Muchas veces se nos olvida de donde Dios nos ha sacado. Hubo una vez, una mujer multimillonaria con una gran mansión. En ella, mantenía un cuartito cerrado con llave en el cual no dejaba entrar a nadie, excepto ella, que se metía cada cierto tiempo y cerraba. La gente pensaba que ahí tendría guardado sus tesoros más preciados. Un día se le quedó abierta la puerta y la servidumbre no aguantó la curiosidad y entraron al cuartito. En éste había solo una mesa vieja de pino, vasos plásticos, y todos los enseres eran de los más pobre. En ese momento, la señora regresó y las encontró, y ante las expresiones de sus rostros les dijo: “Antes de tener todo lo que ahora poseo, esto era todo lo que tenía, y aquí lo conservo para que nunca se me olvide que todo lo que está fuera, Dios me la dado”.

CLAVE 4- NUNCA OLVIDEMOS LO QUE HA HECHO
No solamente es de donde nos haya sacado, sino lo que haya hecho en nuestras vidas. Israel sufría de amnesia. Dios les abrió el mar Rojo, luego cuando no había agua se sublevaron y se quejaron. A veces nuestra vida se centra en lo que no tenemos y se nos olvida lo que sí tenemos. Pues tenemos pies, manos, oídos, ojos, por la pura misericordia de Dios, ¿ya le dimos las gracias?

Salmo 103:2Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios.
Hagamos este ejercicio de vez en cuando, anotemos lo que nos ha dado, lo que hecho y veremos que lo que nos falta, es muy poco. Por mucho problema que tengamos, comparado con lo que Dios ya ha hecho en nosotros, es poco.

CLAVE NO 5 –ALABANZA PARA DIOS
1 Crónicas 17: 16 Y entró el rey David y estuvo delante de Jehová, y dijo: Jehová Dios, ¿quién soy yo, y cuál es mi casa, para que me hayas traído hasta este lugar? 17 Y aun esto, oh Dios, te ha parecido poco, pues que has hablado de la casa de tu siervo para tiempo más lejano, y me has mirado como a un hombre excelente, oh Jehová Dios.

Si hoy somos excelentes, nuestra excelencia proviene de Dios. En hebreo la palabra excelencia es malac la cual quiere decir elevación, viaje a un lugar más alto. Figura de pensamiento que se eleva, escalón, peldaño arriba, buena estación. David estaba reconociendo que Dios lo había puesto en lugar más allá. Así mismo, Dios es quien nos pone en un lugar más alto, nos eleva, y podemos ver logras ver lo de arriba.

CLAVE 6- ORAR PARA QUE LA PROMESA DE DIOS SE DADA A LUZ
1 Cronicas 17:25 Porque tú, Dios mío, revelaste al oído a tu siervo que le has de edificar casa; por eso ha hallado tu siervo motivo para orar delante de ti.

Dios alguna vez nos ha puesto algo en el corazón que se puede hacer. ¿Y qué hemos hecho con lo que nos ha dicho? La oración es la que nos hace orar en el monte Carmelo hasta que se vea la pequeña nube. Somos dados a sentarnos pasivamente, solo basados en el Dios me dijo. Pero Elías no lo hizo así. Igual que una mujer en cinta. Al saber la buena noticia, durante sus nueve meses se empeña en preparar todo para la lelgada del bebé. Y LLEGADO EL Momento se faja a pujar.

CLAVE 7 – LOS EXCELENTES POR EL PODER DE DIOS PODEMOS HACER COSAS EXCELENTES PARA EL
1 CRONICAS 22:5
5 Y dijo David: Salomón mi hijo es muchacho y de tierna edad, y la casa que se ha de edificar a Jehová ha de ser magnífica por excelencia, para renombre y honra en todas las tierras; ahora, pues, yo le prepararé lo necesario. Y David antes de su muerte hizo preparativos en gran abundancia.

CLAVE 8 - LO MEJOR DE LO MEJOR PARA EL MEJOR
1 CRONICAS 29: 5 oro, pues, para las cosas de oro, y plata para las cosas de plata, y para toda la obra de las manos de los artífices. ¿Y quién quiere hacer hoy ofrenda voluntaria a Jehová?

Dios está usando los frutos naturales para hacernos ver que al que cree todo le es posible.

lunes, 23 de noviembre de 2009

La Parábola de las Parábolas, 1ra Parte

Jesús estaba enseñando junto al mar y se reunió mucha gente para escucharlo, y el les refirió la parábola que se conoce como La Parábola del Sembrador. La palabra dice que sus discípulos no la comprendieron y cuando estuvo solo ellos se acercaron para preguntarle el significado de la misma. Y antes de explicarles les dijo: ”¿No sabéis esta parábola; cómo, pues, entenderéis todas las parábolas?” (Marcos 4:13). Por esta razón le he llamado a la Parábola del Sembrador, La Parábola de las Parábolas, pues el entenderla nos capacita de alguna manera para comprender las demás.

Marcos 4:1-9
1 Y otra vez comenzó á enseñar junto á la mar, y se juntó á él mucha gente; tanto, que entrándose él en un barco, se sentó en la mar: y toda la gente estaba en tierra junto á la mar.
2 Y les enseñaba por parábolas muchas cosas, y les decía en su doctrina: 3 Oid: He aquí, el sembrador salió á sembrar. 4 Y aconteció sembrando, que una parte cayó junto al camino; y vinieron las aves del cielo, y la tragaron. 5 Y otra parte cayó en pedregales, donde no tenía mucha tierra; y luego salió, porque no tenía la tierra profunda: 6 Mas salido el sol, se quemó; y por cuanto no tenía raíz, se secó. 7 Y otra parte cayó en espinas; y subieron las espinas, y la ahogaron, y no dió fruto. 8 Y otra parte cayó en buena tierra, y dió fruto, que subió y creció: y llevó uno á treinta, y otro á sesenta, y otro á ciento. 9 Entonces les dijo: El que tiene oídos para oir, oiga.


Jesús acostumbraba enseñar y en esta ocasión se reunió tal multitud que fue necesario que se subiera en una barca y adentrase un poco en el agua, de manera que se produjera un efecto de rebote de su voz en el agua, y la amplificara de manera natural. Dicho sea de paso, esa barca seguramente era la empresa o medio de sustento de alguna persona, la cual la puso al servicio del Señor, para que fuera llevada la palabra. De igual manera, Dios quiere usar nuestra empresa, nuestros dones, nuestros talentos para que Dios sea glorificado.

Queremos resaltar que Jesús enseñaba su doctrina, de igual modo, debemos cuidar hoy día que la doctrina que debemos compartir no es la nuestra o de ninguna persona en particular, sino la de Cristo, de la cual no nos debemos apartar.

Significado de la palabra PARABOLA
Esta palabra viene de G3846 G3850 parabolé. Quiere decir narración ficticia o simbólica de la vida común que evidencia verdades morales. Apotegma o refrán. En otras palabras, podemos decir, que una parábola es una narración que usa los aspectos cotidianos relacionados con la naturaleza para enseñar verdades espirituales.

En este caso en particular, Jesús pone como ejemplo la siembra, y nos dice que el sembrador salió a sembrar, y al hacerlo encontró cuatro tipos de tierras.

1. Junto al camino. Hubo una parte de la semilla que cayó en una tierra que se encontraba junto al camino, entonces se la comieron las aves del cielo. Esta semilla quedó encima, y no germinó.
2. En pedregales. Estas semillas cayeron en una parte que tenia muchas piedras y poca tierra, y aunque las semillas pudieron germinar, la plantita no pudo echar raíces y profundizar en la tierra, y el sol la secó.
3. Entre espinos. Estas semillas cayeron en una tierra que estaba situada entre espinos. La semilla germinó, pudo echar raíces y lograr cierto crecimiento, pero los espinos la ahogaron y o llegó a dar fruto.
4. Buena tierra. Estas semillas cayeron en buena tierra: germinaron, crecieron, echaron raíces y dieron frutos.

El que tiene oídos para oir, oiga. La buena tierra es la que da frutos.

SEPARACION DE DOS GRUPOS
Esta parábola es para separar dos grupos de personas: los de la multitud y los que eran cercanos a él, sus discípulos
Marcos 4:10-12
10 Y cuando estuvo solo, le preguntaron los que estaban cerca de él con los doce, sobre la parábola. 11 Y les dijo: A vosotros es dado saber el misterio del reino de Dios; mas á los que están fuera, por parábolas todas las cosas; 12 Para que viendo, vean y no echen de ver; y oyendo, oigan y no entiendan: porque no se conviertan, y les sean perdonados los pecados.

A los cercanos al Señor le serán revelados los misterios del reino de Dios, es decir, se les revelará lo oculto a los que tienen ojos y oídos espirituales. Mientras que a los de afuera se les hablará por medio de parábolas, las cuales escuchan pero no las comprenden. Pues no podemos conocer los misterios del reino si primero no hemos conocido al Rey en misterio. Este rey es aquel que nació en un pesebre, cuando es normal que los reyes nazcan en palacios y cunas de oro. Hay que creer que Jesús es el Hijo revelado no por carne ni sangre. Pero a la mente humana, cuando se le predica el evangelio, le parece locura. Y Dios no da las perlas a los cerdos. Sin embargo, no fuimos diseñados para ser cerdos, sino hijos.

Los discípulos que estamos cercanos a Jesús debemos: Ver y percibir. Oir y entender.
Marcos 4:13-20
13 Y les dijo: ¨No sabéis esta parábola? ¨Cómo, pues, entenderéis todas las parábolas?14 El que siembra es el que siembra la palabra. 15 Y éstos son los de junto al camino: en los que la palabra es sembrada: mas después que la oyeron, luego viene Satanás, y quita la palabra que fue sembrada en sus corazones. 16 Y asimismo éstos son los que son sembrados en pedregales: los que cuando han oído la palabra, luego la toman con gozo; 17 Mas no tienen raíz en sí, antes son temporales, que en levantándose la tribulación ó la persecución por causa de la palabra, luego se escandalizan. 18 Y éstos son los que son sembrados entre espinas: los que oyen la palabra; 19 Mas los cuidados de este siglo, y el engaño de las riquezas, y las codicias que hay en las otras cosas, entrando, ahogan la palabra, y se hace infructuosa. 20 Y éstos son los que fueron sembrados en buena tierra: los que oyen la palabra, y la reciben, y hacen fruto, uno á treinta, otro á sesenta, y otro á ciento.

EXPLICACION DE LA PARABOLA
Lo primero que debemos comprender es que el sembrador es el que siembra la Palabra y representa a Cristo. La semilla representa su Palabra. Ahora pasemos a considerar que aconteció con cada una de estas tierras.
PRIMER GRUPO:
En la primera tierra las semillas caían junto al camino, pero en el camino no se puede arar, sino en el terreno. Entonces como no caía en tierra arada, se quedaba por encima, y las aves del camino se la comían fácilmente. Las aves representan a Satanás y a los demonios. Este tipo de tierra, representa a las personas que oyen la Palabra pero el enemigo se las roba del corazón. Su problema fue que estaba desubicada.

La primera pregunta que Dios le hizo al hombre, luego que pecó fue: ¿Dónde estás tú? , éste luego de su caída, no estaba ubicado donde siempre se encontraba en el huerto, sino escondido. Cristo es el camino; no estamos supuestos a estar junto al camino, sino en el camino. Los de junto al camino, están desubicados, en el lugar incorrecto y la palabra no les aprovecha. Aunque la escuchen, el enemigo se las roba del corazón.

El ciego Bartimeo, por ejemplo, mendigaba junto al camino. Podemos relacionarlo con los que siempre están mendigando atención, amor, ayuda, oración. Se constituyó en mendigo, siempre pendiente de que otros le dieran. Pero un día escuchó que Jesús venía y le vociferó; entonces fue traído ante Jesús, quién le preguntó: “¿Qué quieres que haga?”. El dijo: “Que recobre la vista”. Al usar la palabra recobrar, nos da la idea de que había tenido vista alguna vez. El ciego, al ser sanado, soltó su capa de mendigo y seguía entonces a Jesús en el camino.

Los de junto al camino son aquellos que llegan a la iglesia pero no se involucran, pues no quieren ser parte de. Los demonios están atentos a este tipo de personas que se quedan junto al camino para robarle la palabra enseguida. En este tipo de persona puede haber traumas, golpes que los llevan a no involucrarse, a no asumir compromisos. Llevan en su alma ministración de pobreza, rechazo, y se han habituado a sentirse víctimas, a mendigar, a estar junto al camino. Pero cuando viene Cristo a sus vidas, tiran la capa, recobran la vista espiritual y siguen a Cristo en el camino.

SEGUNDO GRUPO:
En el segundo grupo fue sembrada la semilla en un terreno lleno de piedras. Éstos reciben la Palabra gozosos. No tienen problema en recibir, pero al no echar raíces son de corta duración. El terreno pedregoso en que están les impide echar raíz. Estos no tienen identidad en sí mismos. Se diferencian del primer grupo en que tienen disposición de escuchar, pero no tienen identidad y por esto son de corta duración.

Los pedregales representan vidas cuyas personalidades están llenas de piedras, es por esto que no tienen raíz en sí mismos. Las piedras en la palabra son símbolo de culpa, condenación, acusación, castigo, dureza.
Recordemos a la mujer adúltera la cual sería apedreada según la ley, pero Jesús dijo: “El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”. O aquel verso que dice: “¿Qué padre de vosotros si su hijo le pide pescado le dará una piedra?”. También, frente a la tumba le Lázaro, el Señor dio orden de que removieran la piedra, la cual representaba incredulidad.
Hay gente que está dentro de este grupo, producto de la forma en que ha sido criado. Probablemente en ambientes de religiosidad, donde recibió ministraciones de condenación y juicio, lo cual ha provocado que se convierta en un terreno pedregoso. Quizás en hogares con padres dictatoriales, militares para con su familia, que quieren llevar la familia como si fuera un pelotón de soldados. O se llenaron de incredulidad ante las constantes promesas no cumplidas por los padres.
Pero ¿qué puedes hacer si eres así? En Israel, las laderas más fértiles estaban llenas de piedras que les han sido removidas y se han convertido en los terrenos más fértiles. Estas piedras puestas en otros lugares, han servido para la construcción de casas o muros.
Las vidas pueden ser limpiadas a través del conocimiento de la verdad y ser hechas libres. La piedra del sepulcro de Jesús fue removida. Él puede quitar toda piedra y hacernos vasos de honra.

La Parábola de las Parábolas, 2da parte

Este mensaje es la conclusión del Mensaje sobre la Parábola de las Parábolas. Recordemos que Jesús estaba enseñando junto al mar y se reunió mucha gente para escucharlo. Él les refirió la parábola que se conoce como La Parábola del Sembrador. Sus discípulos se acercaron para que les explicara y el es dijo que al entender esta parábola, entenderían todas las demás.


EXPLICACION DE LA PARABOLA
Continuando con la explicación de esta parábola, consideremos el tercer y cuarto tipo de tierra.

TERCER GRUPO:
Este es el terreno con espino. El mismo Jesús dijo que estos eran los que oían la palabra pero ésta era ahogada y hecha infructuosa, por los afanes de este siglo, el engaño de las riquezas y las codicias de otras cosas. Este es un terreno al que no se le quitó previamente la hierba mala; éstas no es sembrada por nadie, ni abonada, pero crece aún más que la propia siembra. La versión Dios habla hoy (DHH) lo presenta de la siguiente manera: “los negocios de la vida presente le preocupan demasiado, el amor por las riquezas los engaña y quisieran poseer todas las cosas. Todo esto entra en ellos y se ahoga el mensaje y no lo deja dar fruto”.
Al hablar de espinos, podemos pensar en un cactus. Por dentro tiene agua; crece en el desierto y cuando llueve absorbe la mayor cantidad de agua, como si fueran esponjas. Sus espinas exteriores son mecanismos de defensa. Así muchas veces este tipo de personas, andan a la defensiva; son cristianos cangrejos siempre con las pinzas hacia arriba. Este tipo de vidas han experimentado golpes físicos o anímicos en algún momento y han creado estos mecanismos de defensa.
Este grupo no dio fruto porque no se dejaron quitar los espinos, los cuales de haber sido quemados, hubiera servido de abono a la tierra.
Al quitar los espinos veremos la cosecha.


CUARTO GRUPO:
En Marcos 4:20 vemos la buena tierra. Esta están representados por los que oyen, reciben, dan fruto, al treinta, sesenta, y ciento por uno. Para saber si somos o no buena tierra, podemos comprobar estas cuatros características: A) Escucho y recibo la Palabra. B) Brota la Palabra en mí. C) Crece la Palabra en mí. D) Estoy dando fruto, o al 30% o al 60%, o al 100%.

Para que una tierra pueda dar frutos deben ser removidas las piedras, quitados los espinos, la maleza quemada, el terreno abonado.

Lucas 8:15 Con corazón bueno y recto retienen la palabra oída y dan fruto con perseverancia.

RESUMIENDO LA PALABOLA DEL SEMBRADOR
Junto al camino: Gente sin compromiso, sin ubicación. Semilla comida por las aves. Ataque a la semilla.
Entre pedregales: La semilla brota, pero no tienen raíces en sí mismas. Gente sin identidad, se apartan cuando vienen las pruebas. Ataque a la raíz

Entre espinos: No tienen seguridad eterna, son engañados por las cosas temporales. El ataque es al fruto.

Si ya estamos en Cristo, y somos buena tierra, pero solo estamos produciendo el equivalente del 30%, hay áreas de nuestra vida que todavía no han entrado al camino. Estas pudieran ser: las finanzas, los sentimientos, los planes o proyectos, la lengua, los ojos. No tenemos la culpa por las piedras que nos hayan arrojado en nuestro terreno, pero sí somos responsables de dejarnos limpiar. No sigamos culpando a nuestros padres, el gobierno, o aún a nosotros mismos. Si Dios ya nos perdonó, ya no queda más culpa.
Cortemos los espinos y sean quemados porque vamos a fructificar al ciento por uno. Recordemos esto: Jamás el Señor trabajará en tierras que no le pertenecen, sino en aquellas que ha comprado con amor.